Le cambiaron el cajón de la mamá

La historia parece de película pero no lo es. Un hombre del Parque San Martín eligió una cochería para poder velar a su mamá que había fallecido a los 73 años. Tras el velorio, y por obra del destino, pudo ver cómo en la camioneta donde trasladaban el cuerpo hicieron un cambio de cajones. No fue el único cambio de féretros (ni de camioneta) que sufrió el cuerpo de su madre y ahora pide porque esto no le ocurra a nadie más.
En medio de uno de los momentos más complicados que puede atravesar una familia, la impotencia fue aún mayor por el accionar de una cochería de la zona. Debido a la situación de la pandemia, este vecino de Merlo tuvo que esperar a los resultados del hospital para saber si podía velar a su mamá. Luego de que le dieran el resultado negativo le avisaron, desde la cochería, que podría hacer un velorio de una hora para que los familiares pudieran despedirse de la mujer.
“Cuando terminó el velatorio, nos quedamos en la esquina y mis chicos se fueron en un remis. Llega la ambulancia y subieron el cajón de mi mamá a la camioneta”, contó este vecino de Merlo. Además agregó que se vio sorprendido por el mal estado en el que se encontraba el vehículo donde iban a trasladar el cuerpo. Al hombre le habían cobrado $25 mil por todo el servicio que incluía el traslado al lugar dónde iba a ser cremada.
La situación que motivó el reclamo vino después. El junto a su mujer y una de sus hijas salieron un poco más tarde del lugar. Debido a eso pudieron observar cómo los ocupantes de la camioneta dónde iba el féretro realizaban una acción que los indignó. “Vimos como hicieron un cambio de cajón. Me vendieron un cajón por $25 mil y después me lo cambiaron por un cajón de manzanas”, denunció.
¿Para qué realizaron esta maniobra los empleados de la cochería? El vecino estimó que ese cambio les permitía usar el cajón con otra persona y poder volver a vender el mismo servicio. Tras la denuncia realizaba por la familia en las redes sociales, otras personas comentaron haber sufrido algo similar con sus seres queridos. Ellos al ver esta situación se acercaron a un patrullero de la zona pero en esos momentos, la ambulancia desapareció del lugar.
Luego de intentar radicar una denuncia ala comisaria, el hombre le pidió a su hermana que se acercara a la cochería para ver si volvía la camioneta dónde habían trasladado el cuerpo de su mamá. “Llegaron con una camioneta que no era la que había salido y otro cajón que no era ninguno de los dos del primer vehículo”, revelo. Eso quiere decir que, al menos, el cuerpo de la mujer fue puesto en tres cajones y dos camionetas. “¿Dónde quedó el que en paz descanse para mi mamá?”, se preguntaba su hijo.
“Pasearon el cuerpo de mi mama por todos lados por un poco de plata que pueden ganar al usar el cajón original para otra persona”, afirmó el vecino de Merlo con impotencia. En la misma línea, reveló que incluso ahora llegó a desconfiar de que las cenizas que le entreguen sean las de ellas y no las de otra persona. El modus operandi de la cochería y de las ambulancias terminó de lastimar a sus hijos que perdieron a su abuela y que tuvieron que pasar por una situación traumática.
A pesar de todo lo vivido y el dolor que lleva adentro, la denuncia que realizó no es para perjudicar a nadie sino para alertar a otros. “Hago todo esto porque no quiero que le pase más a nadie. A mí ya me lo hicieron y me lastimaron pero quiero ser el último”, concluyó este vecino de Parque San Martín que casi por casualidad, logró detectar la trama oculta detrás del negocio de ciertas cocherías.
Fuente Viví el Oeste
Compartí aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *